Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

Luis Valladares es un maracayero de nacimiento pero valenciano por herencia. Admirador de Kevin Roldán, Justin Quiles y Maluma en la música y por Rocky Balboa en el boxeo, por lo que a los 10 años motivó a su padre a comprarle un saco para entrenar. Y en lo que realmente le apasiona, el fútbol, se desempeña como lateral izquierdo de la reserva o de la categoría sub-19, aunque también puede ser usado como central.

Con los dirigidos por Henry Meléndez disputó 378 minutos en seis partidos en el Torneo Apertura, cuatro de ellos como titular, mientras que en el presente Clausura disputó los 90 minutos de la victoria ante Atlético Venezuela por 0-4 en “La Guacamaya”. Refleja seriedad al momento de conversar, no tan propia de un joven que recién acaba de cumplir los 18 años de edad. “Siempre he sido así porque me gusta ponerme metas; (…) fuera de las canchas echo mucha broma con mis amigos pero adentro soy muy serio”, avisó el correcto lateral.

Orígenes. Luis Alejandro Valladares López nació el 9 de agosto de 2001 en Maracay pero se mudó bien pequeño a Valencia. Es el segundo de tres hermanos en el que todos se llaman Alejandro, herencia otorgada por su padre José Alejandro Valladares.

Sus primeros contactos con la pelota se dieron en el club Madeirense de Valencia del cual eran socios. “Allí me la pasaba jugando con mis amigos en la cancha de futbolito que quedaba al lado de la cancha de grama natural, hasta que un profesor de nombre Gerardo me invitó a que me inscribiera en un torneo de compoticas. Habló con mis padres y me inscribió cuando apenas tenía cinco o seis años. Allí jugué mi primer campeonato en la Hermandad Gallega, días en los que jugaba de volante por afuera. Era goleador”, comentó entre risas.

Su rendimiento en el torneo realizado en la Hermandad Gallega fue tan positivo que su padre decidió armarle una canchita que le había regalado de cumpleaños en el patio de su casa. “Jugaba conmigo y me la pasaba pateando penales todo el tiempo”, recordó.

En el club Madeirense estuvo hasta los nueve años. Luego pasó a la Universidad de Carabobo en la que estuvo por una temporada, hasta que llegó a los diez años a Secasports. “Sebastián Cano se reunió con mi mamá y le dijo que estaba creando una escuela de fútbol, tiempos en los que ya era lateral. Le dijo que fuese a probar y cuando llegué me encontré con todos los panas con los que había jugado en los torneos de la Hermandad Gallega”, mencionó Valladares, un período que duró seis años en total.

Llegada al Rojo. “Un día mi agente me dice que arreglara todo porque ese fin de semana me llevaría a Táchira. Cuando ya tenía toda la permisología del viaje lista, maletas y todo hecho, un día antes de viajar me cambia la seña y me dice te vas para Caracas. Fue un cambio que me agradó porque siempre veía al Caracas como un ícono de Venezuela, el club con más títulos del país. Siempre he pensado que las cosas pasan por algo y desde entonces poco a poco se me han dado las cosas aquí”, resaltó el jugador, quien desde que llegó al club ha sido un predestinado al éxito.

Fue campeón nacional con la sub-18 con el director técnico Jesús Rodil, debutó con el primer equipo en Copa Venezuela ante el Aragua FC el 5 de septiembre del año pasado, y en el pasado Torneo Apertura debutó en la primera división (10-02-2019) como titular en un clásico ante Deportivo Táchira, con tan solo 17 años de edad.

Cuando debuté en Copa Venezuela me sorprendió que el profe Chita me haya dado la oportunidad de jugar tan pronto con el primer equipo cuando habían chamos que tenían más tiempo que yo en club. Luego en el clásico que jugué ante Táchira me pidió que estuviese tranquilo, imagino que por debutar en un partido tan importante con tan solo 17 años. Y también realicé pretemporada en Colombia en la que pude jugar los primeros tres partidos amistosos como titular”, rememoró.

Siempre de lateral. Lo convirtió en lateral el mismo profesor Gerardo que lo descubrió dándole patadas a un balón a los seis años de edad. “A mí me gustaba agarrar la pelota y conducir mucho por la raya; yo comencé de volante pero era muy individualista, entonces él me dijo que la agarrara por la banda, fuese individualista y cuando llegase al área le pegara al arco o se la pasara a cualquier compañero”, señaló.

En la reserva, su entrenador Henry Meléndez le pide que antes que nada su prioridad “es defender porque el ataque se da solo. Es una posición exigente porque realizas recorridos de 80 metros, subes, llegas al área, tiras el centro y en la misma acción tienes que retroceder los 80 metros que hace tan solo segundos corriste. Es mucho el desgaste, pero la prioridad es defender”, resaltó.

Valladares hoy es un chamo de 18 años con muchas ansias por aprender. Trata de conocer los secretos de la posición y sigue de cerca los pasos y movimientos de Bernardo Añor, el lateral izquierdo en el primer equipo y quien fue convocado para jugar con la Vinotinto ante la selección de Colombia en la próxima fecha FIFA.

Me gusta mucho el estilo de Añor. A pesar de que no se caracteriza por ser muy defensivo eso precisamente es lo que me gusta de él. Ahorita el lateral da unos pasos hacia adelante y luego se va hacia el medio, para que el volante caiga en la posición del lateral; esto genera una posición más para el central, para que pueda jugar con el volante o el lateral que se muestra por dentro, eso se está implementando mucho ahorita. La llegada por dentro”, describió Valladares.

Pero además agregó: “La salida la da el central con el lateral y se supone que después me tengo que olvidar del central, conducir hacia adelante, jugar con un volante o un medio, tirar un pase largo con el nueve. Depende de la presión que ejecute el contrario se pudiese jugar hacia atrás, pero la prioridad es jugar hacia el frente, puesto que un pase interceptado por el otro equipo hacia atrás es un pase gol que le estoy haciendo al otro equipo”.

¿Qué necesita mejorar? “Perfilarme mejor cuando es un pase del central al lateral; ese pase se me complica un poco pero ya lo he ido corrigiendo, control y de una vez hacia adelante”, respondió quien es también admirador de Lionel Messi porque más allá de sus cualidades futbolísticas lo considera un tipo “mentalmente distinto”.

La voz del técnico. Henry Meléndez, director técnico de la reserva describe a Valladares como “un chamo muy enfocado y muy maduro para su edad. Más allá de su talento, tiene muchas ganas de crecer, de mejorar y eso es lo que lo va a llevar lejos; siempre pide consejos, está atento y nos pregunta sobre lo que puede corregir”, explicó.

Considera que “al principio le llegaron oportunidades grandes muy rápido y quizás no lo agarraron del todo preparado, pero seguramente eso lo va a aprovechar para crecer. Es un jugador que técnicamente tiene buenas cosas, y probablemente uno de los detalles que debe mejorar sea la orientación corporal para jugar mejor, tomar mejores decisiones, hacerse fuerte en los duelos y en los uno contra uno porque es vital para su posición”, concluyó.


recertification
fork lift recertification
forklift recertification